El moderno izquierdista de buena fe debe, por fuerza, ser persona perpleja. Le han enseñado que la religión es el opio del pueblo, cuando basta una observación somera para comprobar que lo suyo no tiene explicación ni origen intelectual posible sin el cristianismo, como vimos ayerLéalo entero aquí

Anuncios