En Grecia ha ganado, rozando la mayoría absoluta, el Podemos de allá, y ahora “otra Europa es posible”. Bueno, más bien probable. Y nuestra prensa de papel ha decidido que, qué diablos, eso de fingir un mínimo de objetividad es muy siglo XX y, total, para predicar al coro el grito es mejor que el tono mesurado.

En toda la UE, que no vive sus mejores tiempos, la victoria de un partido marginal que quiere romper la baraja es ya notición, pero en España tiene el morbo añadido de saber a Alexis Tsipras el “muy mejor amigo” de nuestro predicador favorito, Pablo Iglesias… Léalo entero aquí

Anuncios