Parece un chiste, humor negro. En julio de 2013, los mártires de Charlie Hebdo ‘celebraban’ el tiroteo mortal de unos manifestantes islámicos en Egipto con una portada en la que, bajo el titular ‘El Corán es una mierda. No detiene las balas’, se caricaturizaba a un musulmán abatido por balas que atraviesan el libro sagrado, que sostiene como improbable escudo. Y, tras la masacre de París, un chico de16 años parodió esta portada con otra en la que un redactor es tiroteado mientras sostiene un ejemplar del semanario, con el esperable titular de Charlie Hebdo es una mierda…’.

No se preocupen: el chico ya ha sido detenido y ha pasado a disposición judial. El chaval, sin duda influido por las campanudas declaraciones sobre la libertad de expresión sin límites, ofenda a quien ofenda y todo eso, no entendió la broma. Porque, sí, toda la reacción a la masacre ha sido una inmensa, sangrante broma.

Al final, resultó que ni siquiera Charlie era Charlie… Léalo entero aquí 

Anuncios