“Lo que nunca le perdonaré a Pablete son las cosas que me va a obligar a votar”, escribe en Twitter Irene Sánchez. Y he recordado su tuit al enfrentarme a las primeras de la prensa nacional porque me concitan el sentimiento inverso: no les perdono que me obliguen a hacer una defensa, siquiera parcial, del partido de Pablo Iglesias.

Es tan poco Podemos, tan inane en sus consignas, tan veleidoso en sus mensajes, tan amateur en sus líderes, que sólo cabe pensar en una gigantesca insatisfacción popular ante la clase política que se ha saciado con lo primero que ha aparecido en el horizonte.

Contra el disparate bolivariano me parece digno luchar en los papeles, pero la marrullería, la falsedad, la manipulación y la hipérbole no hacen más que dar la razón a los podemitas. El inquietante lema de “el miedo está cambiando de bando” podría haberse inspirado en la portada del ABC de hoy.

El decano de la prensa de Madrid abre con una foto de los dirigentes dePodemos sobre fotos de facturas cuestionables de la formación o sus líderes y bajo el vergonzoso titular (una vez más, sin verbo) PODEMOS S.A. Numerosos cobros y facturas revelan que el partido de Pablo Iglesias es ya un lucrativo negocio para sus dirigentes.

Uno dejó de creer en el Ratoncito Pérez hace algunos añitos, y ya he hablado aquí del estupor que me produce tanta fe en una pureza, cuanto menos improbable, del partido revelación de la temporada, como si Pablo Iglesias y sus cuates hubieran sido forjados en un material distinto al resto de la especie humana.

Pero que denomine negocio lucrativo con honores de portada a Podemos un periódico que lleva décadas haciendo la ola al partido de Bárcenas no deja de tener su gracia siniestra, algo así como si la Standard Oil denunciase el ánimo de lucro de una gasolinera de barrio. ABC debería saber que para elPP o el PSOE y sus Bárcenas y EREs, todo el monto bajo sospecha enPodemos es calderilla. ¿Denunciable? Sin duda. ¿Noticia? Claro. Pero con lo que ha llovido y nos hemos tapado unos y otros, esa portada es sencillamente indecente, no ya meramente antiperiodística.

Ha muerto José Manuel Lara, Dios le tenga en su gloria, y sin duda el paso de uno de los grandes señores de la comunicación en España es noticia.Salvador Sostres le dedica en El Mundo una interesante semblanza: El señor Lara y el poder . Pero el titular de portada de una de sus cabeceras,La Razón – Llora el planeta – justifica por sí solo la invención de la palabraalipori, atribuida a Eugenio d’Ors. Mis oraciones por el alma de don José Manuel, pero dudo que un planeta convulsionado por la victoria de Tsipras, las matanzas del Califato, los bombardeos en Ucrania o, incluso, la derrota de los Seahawks en la Super Bowl, llore su muerte.

Publicado el 02.02.2015 en El Debate

Anuncios