En días como hoy es cuando mejor se comprende por qué la prensa de papel, a pesar de unos costes asustantes y un número de lectores que cae en picado, no solo sobrevive sino que se permite disponer de un nutrido surtido de cabeceras: es la política, estúpido.

Hoy casi todos los diarios generalistas de ámbito nacional abren en primera con la última escenificación de la nada, el enésimo pacto antiterrorista, para poder sacar a los líderes de las dos facciones del partido único dándose la mano.

Cada periódico pone su sesgo -siempre triunfal-, pero la foto es la misma. PP y PSOE logran el primer pacto de Estado contra el yihadismo, reza El País , evitando -¡lagarto, lagarto!- la palabraterrorismo. Eso del pacto de Estado les da a los plumíferos un subidón tremendo, no importa que los haya a dos euros la docena y que este, en concreto, tenga visos de ser un paripé tan inane como los previos.

En cuanto al ABC… ¡Oh, por Dios! ¿No hay nadie que acorte la agonía de esta vieja cabecera? Bueno, allá vamos: El Estado se blinda contra el yihadismo . El Estado, tú. Y no es que apruebe una serie de medidas tibias, en absoluto radicales, de las que no tenemos razón para pensar que van a ser más eficaces que cualesquiera otras a las que nos tienen acostumbrados, no: se blinda. Nuestro sabio líder se ha atraído al hombre perdido y hallado en Virginia para construir un escudo de adamantio sobre España en el que rebotan las balas de los guerreros de Alá. ¿Quién podría no creerlo?

El Mundo abre con la foto, pero el titular que manda es otro: Hacienda ve delito fiscal en la reforma de la sede del PP. Oh, bueno, les es tan difícil cumplir todas las enrevesadas normativas que aprueban… La noticia del día la dan así: Rajoy y Sánchez, juntos contra el yihadismo. Café para dos, fumando un cigarrillo a medias…

La excepción es, curiosamente, el diario del régimen, que si ayer hacía llorar al planeta entero la muerte de su propietario, hoy ve en su entierro el scoop del día, ni pactos de Estado ni historias, que quien paga al gaitero decide la melodía. Pero dejan, en la columna de la derecha, un espacio para explicar: Sánchez rectifica y firma con Rajoy el pacto contra el yihadismo. “Sánchez rectifica…” ¿No es para quererles?

Bueno, ¿y qué?, se dirán ustedes. ¿Qué tiene de raro que un Pacto de Estado contra el Terrorismo sea la noticia del día? Oh, bien, sí. Si yo fuera terrorista islámico estaría aterrado ante semejante despliegue de resolución y visión de Estado. Luego tiraría de hemeroteca, leería declaraciones aún más altisonantes, pactos previos, convocatorias de multitudinarias manifestaciones de repulsa y rechazo a la violencia…, excarcelaciones, filoetarras en ayuntamientos y en el Parlamento vascoet al. y el temblor se me transformaría en carcajada.

Publicado el 03.02.2015 en El Debate

Anuncios